fondo Crítica de Tenet

Una auténtica maravilla para la retina. Christopher Nolan deslumbra con una magnífica propuesta, que ofrece un auténtico espectáculo digno de una de las gráciles y complejas acrobacias del Circo del Sol. Uno de sus largometrajes más ambiciosos, que innova e invita a entrar en otro concepto sobre la concepción del tiempo.

TENET de Christopher Nolan

Crítica de Tenet

Ha sido mucha la odisea que ha vivido Tenet, el undécimo largometraje del británico Christopher Nolan, hasta su llegada a los cines. Primer blockbuster hollywoodiense en aterrizar en salas comerciales, no puede haber mejor reapertura con una película que vuelve a demostrar por qué Nolan es uno de los grandes directores del momento, al crear un auténtico espectáculo narrativo y visual, cual fastuosos y elegantes pistas de acrobacias circenses, que colocan a la experiencia cinematográfica en el lugar que le corresponde: la gran pantalla.

Nolan da un paso más en su ruptura del esquema espacio-temporal, siendo Tenet una respuesta a lo que fue Interstellar (2014), como también una evolución en las ambiciones cinematográficas del cineasta de lo que fue en su día Memento (2000). Si con el largometraje protagonizado por Matthew McConaughey, el cineasta expandía hasta el límite el concepto de espacio, siendo la representación más gráfica esa travesía por el espacio sideral del personaje principal, ahora con Tenet lo hace con el tiempo, de una manera más física y terrenal.

Tenet, crítica de la última película de Christopher Nolan

Y lo hace entremezclando varios ingredientes, siendo el esencial el concepto de la ley de la entropía que, según expone la RAE, en física es la “magnitud termodinámica que indica el grado de desorden molecular de un sistema”, que Nolan traduce para el cine como base para una teoría sobre la inversión del tiempo, que rompe también con el cliché sobre los viajes temporales, convirtiendo a Tenet en una innovadora propuesta de ciencia ficción.

Un tributo a las clásicas historias de espías

Bajo ese concepto, Nolan narra una historia de espías, con John David Washington convertido en un tributo a la imagen de James Bond. En ese sentido, aunque el cineasta, que firma a solas el guion, crea una cobertura vanguardista, en la esencia es puro cine clásico, con el que también recuerda que, pese a traer propuestas cada vez más innovadores, en lo básico, el sentido mismo del cine no ha variado, siendo, ante todo, una experiencia única que permite al público deleitarse con un sueño imposible y eso Nolan, que forma parte de su sello de autor, lo lleva a su expresión máxima, pudiéndose considerar a Tenet como el cénit actual de su carrera.

Y ahí está la pieza clave para dejarse deslumbrar por un espectáculo visual magistral, bajo la premisa de una historia canónica de espías, Nolan retuerce y envuelve la trama de una manera única, en la que el principal concepto es dejarse llevar por ese péndulo convertido en película, que Nolan convierte en un verdadero Cuadrado Sator, el multipalíndromo que da origen a esta aventura de espionaje.

John David Washington en Tenet

Todo ello con una propuesta sólida, un diseño de producción excepcional, un sonido y música únicos, unos efectos especiales realistas (puesto que Nolan ha querido prescindir lo máximo posible del CGI), un montaje exquisito, una fotografía espléndida (no hay que olvidar que está rodada en un glorioso IMAX y en 70mm) y, sobre todo, un excelente reparto. Washington cumple con su papel de 007 estadounidense, pero es Robert Pattinson quien sobresale con uno de sus mejores trabajos en la gran pantalla. Mención única y especial tanto para Elizabeth Debicki, su proceso de transformación es sublime, como para Kenneth Branagh, cuya interpretación es el gran punto culmen del filme, al ser un antagonista a la altura del complejo espectáculo que ofrece el cineasta.

Tenet es el largometraje más ambicioso de Nolan desde Interstellar y supone un nuevo giro de tuerca en su personal manera narrativa. Una apuesta certera para la reapertura de las salas de cine, al llevar a su máxima expresión lo que significa la experiencia cinematográfica. Las diferentes acrobacias circenses terminan, con una majestuosa danza con la que se cierra el telón y con él, uno de los títulos imprescindibles de este 2020.

Tráiler oficial en español de Tenet

Crítica de Tenet
  • Valoración

Resumen

Christopher Nolan dirige su obra más ambiciosa hasta el momento. Una auténtico montaña rusa de sensaciones con la que el cineasta prosigue en su búsqueda de innovar y de mostrar el lado más espectacular de la experiencia en una sala de cine.

4.5
Cinéfilos 4.5 (4 votos)
Sending

Contenido relacionado