Saga El Padrino: Análisis y curiosidades de todas las películas

ActualidadAnálisisCineCuriosidades

Publicado el en Cines.com por

Repaso a la saga de El Padrino, la trilogía más prestigiosa de la historia del cine y obra cumbre de Francis Ford Coppola que descubrió además a un mito del séptimo arte como Al Pacino. Análisis de las 3 películas, con toda la información y curiosidades sobre la trilogía de El Padrino que todo cinéfilo debería saber.

Sagas de cine: Trilogía El Padrino, todo lo que tienes que saber

Continuamos repasando en Cines.com las sagas cinematográficas más famosas de la historia. Tras analizar la saga completa de Rocky. hoy seguimos en clave de trilogía para comentar la que probablemente es la más prestigiosa de la historia del cine: El Padrino (The Godfather). Dos Oscar a mejor película, otro a director y varios de interpretación dan fe de la calidad de una saga familiar que nos cuenta la vida de los Corleone desde que el niño Vito llega a Estados Unidos en barco desde su Italia natal hasta que décadas después su hijo Michael muere abandonado junto a un perro.

El Padrino es una de esas sagas imposibles de dejar de ver si la pillas por casualidad en televisión, casi diez horas magistrales que han despertado la admiración y la cinefilia de varias generaciones así que espero que disfrutéis de este artículo. Estoy seguro de que tras leerlo no podréis resistiros a ir a Netflix, HBO o Amazon Prime Video —o bien tirar de vuestros packs de El Padrino en DVD o Bluray—, para verla una vez más. Os lo garantizo, y mi palabra cuenta.

🎥 El Padrino (1972)

El Padrino (1972) - Sagas de cine

La película que dio origen a la trilogía partió como un proyecto con el que Paramount quería simplemente rodar un thriller que diese buenos réditos en taquilla y aprovechase la fama que la novela original de Mario Puzo se había ganado en las listas de ventas. Para ello, los ejecutivos de la major decidieron contratar a un joven cineasta de origen italoamericano que ya había ganado un Oscar por el guion de Patton pero que a priori no debería ser un obstáculo para que la productora metiese mano a placer en el proyecto, su nombre: Francis Ford Coppola.

El problema para Paramount —y la suerte para el resto de la humanidad— es que Coppola era un autor total y vio en aquella novela de Puzo la oportunidad ideal para consagrarse como director y trazar de paso un fresco de la mafia italiana que dominaba gran parte de las costas de Estados Unidos, hasta entonces retratada de forma muy estereotipada por Hollywood. Con Mario Puzo como apoyo para adaptar su propia novela, Coppola escribió un guion monumental que presagiaba una película de larga duración cuyos costes iban a ser mayores de lo previsto al inicio por Paramount. La productora aceptó las pretensiones del director pero le exigió elegir o al menos dar el visto bueno al reparto de la película, obsesionados por contratar al mayor número de estrellas posibles para garantizar a priori la rentabilidad del proyecto.

Marlon Brando, imprescindible para Coppola

La práctica totalidad de estrellas de la época sonaron para interpretar los dos papeles principales, con nombres como los de Paul Newman, Robert Redford o Laurence Olivier. Sin embargo Coppola tenía muy claro a quién quería para dar vida al patriarca de los Corleone: Marlon Brando. Paramount se negó en redondo a que Brando interpretase el papel, no por su calidad como actor fuera de toda duda, si no porque a comienzos de los setenta el protagonista de La ley del silencio estaba muy lejos de sus mejores años y arrastraba cierta —y merecida— fama de actor problemático. Coppola insistió y decidió lanzarse un farol ante Paramount: o Brando interpretaba a Vito Corleone o él abandonaría el proyecto.

Agobiada ante la perspectiva de tener que buscar un nuevo director a pocas semanas del comienzo programado para el rodaje, la productora le impuso una única condición al director, aceptaría a Brando si este pasaba una prueba de cámara. Esta condición era en sí misma una trampa, pues el actor era conocido por negarse a pasar ningún tipo de casting, pero con lo que no contaron fue con la astucia de Coppola, que comunicó a Brando falsamente que había sido aceptado por Paramount y le citó para rodar unos planos de prueba que sirviesen al equipo de vestuario y fotografía en la preproducción. Aquella grabación fue la que presentó a Paramount como casting de Brando y el resto es historia.

Con Marlon Brando como cabeza de cartel, James Caan como uno de sus hijos y Robert Duvall y Diane Keaton como secundarios, faltaba un papel decisivo por otorgar, el de Michael Corleone. Coppola tuvo que enfrentarse nuevamente a los directivos de Paramount, que querían a Robert Redford, para que aceptasen a regañadientes a Al Pacino. El actor era un actor emergente pero desconocido en general y en la major no concebían que aquel italoamericano bajito pudiese ser Michael Corleone, sin embargo el apoyo de Brando a la decisión fue clave y con todo el reparto formado comenzó el rodaje de una película que marcaría un antes y después en el cine de Hollywood.

Éxito de crítica y público

El Padrino ganó los Oscar a mejor película, actor para Marlon Brando y guion adaptado, pero sobre todo recibió el apoyo unánime de crítica y público. Coppola se convirtió de la noche a la mañana en el director más solicitado de Hollywood, Brando vio cómo su carrera cobraba un nuevo empujón que le ayudó a pegar varios atracos como el millón de dólares de la época que cobró por Superman, y Pacino logró de repente el estatus de nuevo gran actor a seguir.

Tráiler en Español de El Padrino

🎥 El Padrino: Parte II (1974)

El Padrino: Parte II (1974) - Obra maestra

La misma noche de los Oscar los directivos de Paramount comenzaron la caza al hombre de un Coppola de quien querían que se hiciese cargo de una segunda parte que el director no quería hacer. Sin embargo tras hablar con Mario Puzo sobre el tema, llegó a la conclusión de que esa secuela podría ser la oportunidad ideal para contar el origen de Vito Corleone. Paramount aceptó la idea y Coppola escribió junto a Puzo un ambicioso guion que narraba en dos tiempos, presente y pasado, la historia de cómo el niño Vito llegó en barco a Nueva York desde su pueblo natal Corleone y con el paso de los años llegó a convertirse en el Padrino. En un principio la idea era que Marlon Brando participase, pero la suma de dinero que pidió fue tan indecente que Coppola optó enseguida por prescindir de él y centrar la historia en el Vito Corleone joven y en el paso de Michael Corleone de: “hijo de” a “nuevo Padrino”.

El origen de Vito Corleone

Varios nombres se barajaron para interpretar a Vito Corleone de joven pero pronto surgió uno por encima de todos: Robert De Niro. El actor acababa de llamar la atención de la industria con su papel en Malas calles de Scorsese y Paramount ya había entendido a esas alturas que lo mejor que podía hacer era echarse a un lado y dejar hacer a su antojo a Coppola. El resultado fue una película majestuosa, para muchos superior incluso al original. Los Oscar la reconocieron con los premios a mejor película, director, actor de reparto para De Niro, guion adaptado, banda sonora y dirección artística, pero cometieron la enorme injusticia de no premiar a Al Pacino como mejor actor. Veintiún años tuvo que esperar el genial actor para ganar el Oscar gracias a Esencia de mujer y en numerosas entrevistas confesaría que su derrota en los Oscar por El Padrino (secundario) y El Padrino II (principal) fueron dos de los mayores disgustos de su carrera.

¿La mejor película de la saga?

Con nueve Oscar en total, la vitola de ser dos de las mejores películas de la historia del cine, y el reconocimiento mundial de público y crítica, las puertas para una tercera parte estaban abiertas de par en par y sin embargo tuvieron que pasar más de quince años para que El Padrino III fuese una realidad.

Tráiler en Español de El Padrino II

🎥 El Padrino: Parte III (1990)

El Padrino: Parte III (1990) - Cierre de la saga

Con El Padrino III se ha producido una injusticia desde el mismo día de su estreno, considerándola una película inferior a las dos primeras partes y colgándole la etiqueta de entrega comercial y hasta cierto punto innecesaria. Pero El Padrino III es una absoluta obra maestra, el digno cierre a una de las mejores trilogías de la historia del cine y con algunos de los mejores momentos de la saga, como ese espeluznante grito sordo del final en el que no abundaremos por si algún lector joven aún no la ha visto. Vayamos no obstante al inicio de esta tercera parte.

Coppola había recibido durante quince años presiones constantes de Paramount para que rodase una tercera parte pero sus anhelos creativos se dirigían por otros lares. Además, el traumático rodaje de Apocalypse Now le había hecho albergar serias dudas sobre su disponibilidad, y sobre todo sus ganas, para ponerse al frente de una tercera parte de un proyecto tan grande como El Padrino III. Temía además mancillar la memoria de un diptíco que había pasado a la historia sin mácula alguna en su contra.

Una obra maestra con menos reconocimiento que las dos primeras entregas

La conclusión de todas estas dudas llegó cuando Paramount le extendió un jugoso cheque cuyas cifras reales nunca se dieron a conocer. Sí se conoció sin embargo el que tuvo que pagar a Al Pacino, que había jurado no participar en más películas de El Padrino molesto por haber sido ignorado dos veces en los Oscar. Ocho millones de dólares de 1990 se llevó el pequeño genio, el sueldo más alto de su carrera. Diane Keaton y Talia Shire repitieron en el reparto y Robert Duvall se cayó por sus altas exigencias económicas.

El director incorporó además al veterano Eli Wallach, Joe Mantegna, y a un Andy Garcia que debía tomar el relevo de Pacino como eje de la historia de cara a posibles continuaciones de la saga. Otro de los papeles destacados, el de hija de Michael, iba a ser para Winona Ryder, pero problemas de agenda hicieron que la actriz no pudiese hacerse cargo del papel y Coppola tiró de nepotismo para poner en su lugar a su propia hija Sofia Coppola —que no obstante está espléndida—.

Fracaso en los Oscar

El Padrino: Parte III llegó a los cines como la gran película del año y aunque fue un relativo éxito de taquilla, sucedió lo que ya hemos comentado un par de párrafos más arriba, la crítica no la valoró al nivel de las dos películas previas y los Oscar hicieron lo mismo. Siete nominaciones para cero estatuillas finales colocaron a la saga en lo que parecía —y finalmente fue— su punto final.

Tráiler en Español de El Padrino III

El Padrino: La saga familiar que se convirtió en la mejor trilogía de la historia del cine

El Padrino ha pasado a la historia como la trilogía más prestigiosa de Hollywood, incluso la tercera parte ha ido ganando adeptos con el paso de los años y varias generaciones han quedado subyugadas por la profundidad de una historia que va mucho más allá de su género para formar un hermoso y majestuoso relato sobre la familia, el honor y el dinero que constituye la magnus opera de Coppola.

Durante años se especuló con la posibilidad de que el director rodase una El Padrino: Parte IV pero por desgracia parece cada vez más difícil que esto ocurra, salvo que Hollywood le haga de nuevo al director de La Conversación una oferta que no pueda rechazar. Yo de momento voy a ponerme a ver del tirón la trilogía de nuevo, algo que acostumbro hacer al menos una vez al año. Os aconsejo que acudáis a Amazon Prime Video, Netflix o vuestra estantería de DVD y Bluray para hacer lo mismo.

Otras sagas de cine que no puedes perderte

Última actualización: 13/06/2020

Contenido relacionado