Crítica de Nación Salvaje
fondo Crítica de Nación Salvaje

Nación salvaje es una obra gamberra, trepidante y visualmente muy creativa que busca con descaro la polémica. Un revulsivo dirigido al público más joven donde se mezclan sin gran coherencia pero con mucha vidilla violencia, feminismo y manipulación a través de las redes sociales

NACIÓN SALVAJE de Sam Levinson

Crítica Nación Salvaje - Valoración 3.5 / 5

Las brujas de Salem, también conocida como El crisol, es una obra de teatro escrita por Arthur Miller basada en un hecho real pero que fue escrita con una intención metafórica en tiempos de la persecución a los comunistas o simpatizantes del socialismo en Estados Unidos, a la que, precisamente a raíz del estreno de la obra, se empezó a llamar caza de brujas. Miller contaba como la histeria colectiva y la búsqueda de chivos expiatorios se usaban y se usan para controlar al pueblo y someterlo a intereses particulares. Unos años antes, Henri-Georges Clouzot, uno de los genios del cine negro francés, muy admirado por Hitchcock, había dirigido El cuervo, la historia de un pequeño pueblo envenenado por los anónimos de un misterioso personaje que destapaba las miserias de sus habitantes; la película, rodada durante la ocupación de Francia por los nazis, en una época en la que las autoridades ocupantes recibían gran cantidad de anónimos que denunciaban a vecinos judíos, también tenía un trasfondo político claro.

Brujas de Salem 2.0

Nación salvaje es una puesta al día de Las brujas de Salem y El cuervo, adaptada a unas nuevas tecnologías que permiten airear vidas privadas y difundir trapos sucios y calumnias a una velocidad inalcanzable en el pasado, y también dirigida a la generación más joven. El peligro del que habla la película, la pérdida de la intimidad dentro de un entorno donde el anonimato favorece el fariseismo y el juzgar a los demás desde la falta de empatía, se muestra de manera a la vez amenazante, seductora, espectacular, caricaturesca y sensacionalista, como de hecho suele ser la visión del mundo que se da desde los medios de comunicación y las redes sociales. La narración se mimetiza con aquello que critica y la propuesta de distopía ultraviolenta dentro del presente se encuentra mucho más próxima a la gamberrada de dibujo animado de Tarantino que a la frialdad de La naranja mecánica.

Brujas de Salem 2.0

Pero existe un discurso en esta película, y esa, junto con la presencia mucho menor de citas a otras películas y de pastiche cinéfilo, es la principal diferencia entre Sam Levinson y el maestro Tarantino Eso sí, ese discurso es confuso, contradictorio y busca descaradamente la polémica. Lo primero es criticable; lo último resulta cada vez más de agradecer en el mundo del cine actual, donde prima lo aséptico, lo individual y lo apolítico, mientras que la heterodoxia resulta cada vez más complicada y el planteamiento de los conflictos desde una perspectiva social se ha convertido en algo insólito.

Nación salvaje se resuelve desde una óptica feminista tan oportunista y pasada de rosca como la propia película en su conjunto; tal vez el director pretende contar que en los momentos difíciles siempre acaban pagando el pato las mujeres, por lo que su única opción es luchar unidas, o tal vez es un error hilar tan fino en la lectura política de un film cuyo título original, Assassination Nation, un juego de palabras más zafio que sarcástico, anuncia que no es esta la puerta a la que debe llamar quien busque algo denso ni sesudo.

El director y guionista ofrece al público más joven una obra divertida, con gran sentido del ritmo y del espectáculo, mucha pirotecnia visual, rica en recursos y con un cierto contenido, al menos el suficiente para servir de base a debates varios. No es precisamente poco.

Tráiler de Nación salvaje (Versión Original Subtitulado en Español)

Crítica de Nación Salvaje
  • Valoración

Resumen

Nación salvaje es una obra gamberra, trepidante y visualmente muy creativa que busca con descaro la polémica. Un revulsivo dirigido al público más joven donde se mezclan sin gran coherencia pero con mucha vidilla violencia, feminismo y manipulación a través de las redes sociales

3.5
Cinéfilos 3 (2 votos)
Sending

Contenido relacionado