Crítica de Mentes poderosas
fondo Crítica de Mentes poderosas

Con Mentes poderosas Hollywood nos ofrece un cruce entre las ficciones apocalípticas de una humanidad sin futuro (El cuento de la criada, The Walking Dead) y las historias de jóvenes con poderes que se dan a la fuga; un conjunto muy atractivo para el público adolescente, aderezado con un toque feminista y con buena factura, aunque un tanto ensombrecida por la manera un tanto agresiva en la que pretenden hacer de ella la primera parte de una saga.

MENTES PODEROSAS de Jennifer Yuh Nelson

Crítica de Mentes poderosas

El apocalipsis, el fin del mundo tal como lo conocemos con la destrucción de la mayor parte de la especie humana, se está convirtiendo en un tema recurrente en la ficción de los últimos tiempos, como demuestra el éxito de The Walking Dead y de todo el género zombie. Una variante de lo que ya podríamos llamar como género apocalíptico es la epidemia de esterilidad con la humanidad entrando en pánico ante la posible ausencia de una nueva generación, lo cual desencadena el totalitarismo por parte de los gobiernos y / o el comportamiento salvaje de los más jóvenes. Mentes poderosas sería un cruce entre Hijos de hombres o El cuento de la criada y otro subgénero, el de niños con poderes víctimas de experimentación y persecución por parte del gobierno, un argumento muy querido por las novelas de Stephen King, y por extensión por Stranger Things. Pero la producción con la que tiene más puntos en común este nuevo estreno es una pequeña y muy recomendable película británica que se pudo ver en el festival de Sitges de 2016, Melanie: the girl with all the gifts, de la que Mentes poderosas se puede considerar una adaptación a un terreno más comercial.

Nos encontramos con un producto con los puntos fuertes del cine de Hollwood: excelente factura técnica y gran habilidad para tocar la fibra a los espectadores adolescentes con su relato de jóvenes incomprendidos, abandonados por sus familias y acosados por una sociedad que los clasifica por colores y los reprime, luchando por encontrar su identidad, historia de amor imposible incluida. Dentro de esta convencionalidad, se va notando una pequeña pero constante apertura en Hollywood hacia un discurso de igualdad de género, en el que la heroína se rebela además contra un ingrediente extra de machismo en la manera en la que pretenden manipularla y someterla, y en este caso la narración se sale de los márgenes del maniqueismo habitual al plantear una desconfianza y una ambivalencia por parte de quienes intentan ayudar, no está claro con qué intenciones, a la protagonista, si bien por otra parte esto acaba reforzando un discurso individualista de sálvese quien pueda de tono típicamente  neoliberal.

¿El comienzo de una nueva saga de cine adolescente?

¿El comienzo de una nueva saga de cine adolescente? - Mentes poderosas

Como principal defecto, Mentes poderosas no quiere quedarse al margen de una industria basada en sagas y franquicias, y la conclusión del relato no es tal sino el punto de partida para la secuela, lo cual limita inevitablemente a la película como obra individual y plantea la pregunta de por qué no se ha planteado el proyecto como serie televisiva. Para ayudar a esta continuidad, por otra parte, se han pulido aristas que habrían enriquecido la narración pero la hubieran llevado también a terrenos menos fáciles de digerir, como explorar el lado oscuro del poder que tiene la protagonista y lo que la puede hacer peligrosa para la sociedad, algo que sí hacía Melanie: the girl with all the gifts.

En resumen, Mentes poderosas es una obra de ciencia-ficción con abundante acción e historia de amor imposible, especialmente pensada para el público adolescente pero con los suficientes puntos de interés para mantener también la atención de los adultos, siempre dentro de parámetros comerciales. El punto más flojo es la manera un tanto grosera en la que la película pretende ser el comienzo de una saga.

Tráiler de Mentes poderosas en castellano

Crítica de Mentes poderosas
  • Valoración

Resumen

Un conjunto muy atractivo para el público adolescente, pero con los suficientes puntos de interés para mantener también la atención de los adultos, aderezado con un toque feminista y con buena factura. Su principal defecto, la manera un tanto grosera en la que la película pretende ser el comienzo de una saga.

3.0
Cinéfilos 5 (1 voto)
Sending

Contenido relacionado