Crítica de 'Bienvenidos a Marwen'
fondo Crítica de Bienvenidos a Marwen

Steve Carell brilla en una película cuyo tono y fondo no terminan de convencer, al querer ser una propuesta dramática con un toque excesivamente feel-good.

BIENVENIDOS A MARWEN de Robert Zemeckis

Crítica de Bienvenidos a Marwen

Robert Zemeckis ha querido volver a sus orígenes con ‘Bienvenidos a Marwen, una película que combina imagen real con animación por captura de movimiento, unificando ambas formas con la que el director de ‘Forrest Gump’ ha trabajado a lo largo de su carrera. Protagonizada por Steve Carell y Leslie Mann, esta propuesta está basada en hechos reales.

Mark Hogancamp es un hombre de mediana edad que aspira a convertirse en artista. Sin embargo, tiene un gran problema con la bebida. En una de sus salidas en un pub, le confiesa a un grupo de hombres que tiene la afición de travestirse y que le encanta ponerse zapatos de tacón. Los tipos le dan una paliza que hace que Mark se queda en coma durante varios días y que tenga daños cerebrales, pérdida de memoria y estrés postraumático. Con miedo y aislado de la sociedad, Mark canaliza la horrible experiencia construyendo un pueblo en miniatura ambientado en la Segunda Guerra Mundial, en el que habitan muñecas parecidas a la gente con la que convive y que tiene por nombre Marwen. Todo está tranquilo hasta que llega Nicol, una nueva vecina que hará que el hombre herido quiera salir hacia delante.

Una película demasiado feel-good para el tema que trata

Zemeckis tuvo la idea de hacer una película sobre Hogancamp después de ver el documental ‘Marwencol, dirigido por Jeff Malmberg en 2010. De hecho, la cinta tiene mucha inspiración en este proeyecto, que ahondaba en la mente de una persona que había sido víctima de un crimen de odio por salirse de lo convencional. A diferencia del trabajo de Malmberg, Zemeckis, que coescribe el guion con Caroline Thompson, crea un protagonista un tanto ambiguo.

Imagen de motion-capture de 'Bienvenidos a Marwen'

Mientras que Malmberg lograba mostrar la vida de un hombre diferente, particular y entrañable, Zemeckis retrata a un individuo que sí, es afable, pero también tiene unas formas de actuar un tanto inquietantes. No obstante, esto ocurre porque el cineasta no se atreve a profundizar en lo que piensa Hogancamp, o sea, no quiere hacer demasiado evidente que el origen de su arte, además de las heridas psicológicas por el ataque, son fetichistas, algo difícil de entender para el público general.

Con lo cual, la película tiene un tono feel-good que la convierte en una típica cinta de superación personal. Sobre todo, porque Zemeckis habla muy por encima del motivo del crimen de odio. Sí, el filme está centrado en las emociones pos-ataque, pero el hecho no querer ahondar en el origen de la trama, hace que la personalidad del protagonista no acabe de crear la empatía suficiente.

Steve Carell vuelve a demostrar ser capaz de combinar drama y comedia

Steve Carell y Merritt Wever en 'Bienvenidos a Marwen'

Esto provoca que las dos grandes virtudes del filme queden completamente desaprovechadas. La primera es la de la interpretación de su actor principal, Steve Carell. Nominado al Oscar por ‘Foxcatcher’, Carell es uno de los pocos actores actuales que es capaz de combinar a la perfección comedia y drama. En cuestión de segundos, puede mostrar una mirada entrañable y alegre y pasar a un melancólico y apesadumbrado gesto. Una demostración más del talento de un artista que empezó siendo solamente cómico. La otra virtud es la mezcla de imagen real, animación por captura de movimiento y stop-motion, recordando que Zemeckis fue uno de los pioneros en este tipo de cine, como bien demostró en su momento ‘¿Quién engañó a Roger Rabbitt?

Sin embargo, la cinta acaba siendo un intento de hacer algo memorable, una propuesta que demandaba mayor profundidad y riesgo. Zemeckis lleva una temporada con una serie de películas que, de acuerdo, no son malas, pero que se quedan lejos de sus proyectos míticos. Quizás con la nueva adaptación de ‘Las brujas’ de Roald Dahl que prepara, pueda redimirse.

Tráiler español de ‘Bienvenidos a Marwen

Crítica de Bienvenidos a Marwen
  • Dirección
  • Guion
  • Interpretaciones
  • Fotografía
  • Montaje

Resumen

Robert Zemeckis intenta crear una propuesta entrañable que se queda en un extraño experimento entre comedia feel-good con un fondo dramático por el que pasa muy de puntillas. Steve Carell está magnífico.

2.5
Cinéfilos 2.5 (2 votos)
Sending

Contenido relacionado