-


Crítica

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Bram Stoker, en su celebérrima novela ‘Drácula’, escribió: “Estoy desconcertado. Dudo, temo, pienso cosas extrañas, y yo mismo no me atrevo a confesarme a mi propia alma”. Es difícil encontrar algo realmente innovador en el género de terror, pero hablar de vampiros… Se ha convertido en un autentico reto. Esas figuras sobrenaturales, que buscan incesantemente alimentarse de sangre, han visto como su aura escalofriante ha derivado en deseos románticos para jóvenes inmaduras como la saga ‘Crepúsculo’ o la serie de HBO ‘True Blood’.

Algo que costaba imaginar, hasta ahora, era poder ver un relato de vampiros de autor. Jim Jarmusch ya lo planteó en ‘Sólo los amantes sobreviven’, pero ha surgido una vuelta de tuerca más con ‘Una chica vuelve a casa sola de noche’, ganadora de dos premios en el Festival de Sitges (el de Dirección Novel y el del Jurado Carnet Jove) y una Mención Especial, y ópera prima de la realizadora estadounidense, nacida en Reino Unido y de origen iraní, Ana Lily Amirpour.

una-chica-vuelve-1

Durante la noche en Bad City, todo es posible. Esta ciudad iraní guarda misteriosos secretos. Una joven vaga por las noches buscando a sus próximas víctimas. La chica, bajo su chador, esconde un espíritu hambriento de sangre. Una ciudad envuelta en muerte y soledad, donde no todo es lo que parece y donde esta joven interactuara con el más variopinto de personajes a plena noche.

Catalogada como la primera cinta “iraní sobre vampiros y espagueti Western”, Ana Lily Amirpour arriesga mezclando géneros de una forma singular. Rodada en una ciudad petrolífera del sudeste de California, la película contiene varias referencias al cine de terror clásico, ese coche hace que se vengan a la mente los filmes de John Carpenter, como también se ve un ambiente incómodo y opresor que es una mezcla entre el estilo de David Lynch y el del propio del cine iraní.

Con lo cual, se provocan momentos de incómodos silencios, con reflexiones acerca de la juventud en un país teocrático que fomenta la doble moral y que es completamente decadente. Y también con escenas llenas de inquietud, en las que esa joven (magnética y excelente Sheila Vand) deambula en busca de víctimas. Situaciones singulares que causan un desconcierto espeluznante.

Crítica de Una chica vuelve a casa sola de noche

Amirpour usa el terror para contar un espagueti western iraní, en blanco y negro, atrevido pero convincente. También se aprecia cierto discurso feminista, sutil como la mayor parte de las críticas al sistema que se pueden ver en el cine persa. Cierto es que no hay un terror de esos que hacen que se salte de la butaca, pero sí momentos de tensión elegantemente rodados que hacen de esta película un interesante debut.

La chica del chador podría considerarse como un nuevo elemento del terror, imagen teñida de negro y mirada penetrante. Semejante a Kayako de ‘La Maldición’ o Sadako en ‘The Ring: El círculo’.

Una chica vuelve a casa sola de noche’ es un interesante proyecto sobre la decadencia de una sociedad oprimida con un enfoque sobrenatural. Gracias a una inquietante protagonista y una técnica visual exquisita (los contraplanos acechando a las víctimas realmente hacen que se erice el vello), esta ópera prima es un lento pero interesante thriller filosófico de autor. Una obra de una realizadora que ha sabido aprovechar y convertirse en una ávida pupila de Lynch.

Puntuación Final:
3.5 / 5 Valoración de Una chica vuelve a casa sola de noche - 3.5sobre 5
Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de Una chica vuelve a casa sola de noche
No hay comentarios para la entrada “Crítica de Una chica vuelve a casa sola de noche”
    Deja tu comentario





    Grandes Estrenos

    • Rey Arturo: La leyenda de Excalibur (2017)
      11 Agosto 2017
    • Emoji: La película (2017)
      11 Agosto 2017
    • La Torre Oscura (The Dark Tower) (2017)
      18 Agosto 2017
    • Tadeo Jones 2. El secreto del rey Midas (2017)
      25 Agosto 2017