-


Crítica

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

La comedia italiana en España no suele funcionar tan bien como la francesa, pese a la cercanía del carácter mediterráneo. No obstante, propuestas como Si Dios quiere’, premio a la mejor ópera prima en los David di Donatello de la academia de cine italiana y nominada al galardón de mejor actor para Marco Giallini demuestra que algunas sí pueden triunfar en la taquilla española.

Tommaso es un cardiólogo con un prestigio excepcional, se trata de un hombre de mediana edad, burgués y de fuertes creencias ateas, liberales y con ideas de izquierda. Su vida es ideal está casado con una esposa a la que ama y tiene dos hijos ya creciditos, uno de los cuales, Andrea, promete seguir los pasos de su padre y convertirse en un importante médico. Sin embargo, la sorpresa que se llevará toda la familia será enorme cuando el joven Andrea les comunique que ha encontrado la fe en Dios y que piensa tomar los hábitos para convertirse en sacerdote.

Crítica de Si Dios quiere

La primera película de Edoardo Maria Falcone, cuyo guión firma conjuntamente con Marco Martani, sorprende con una comedia arriesgada y que apuesta por reírse de la burguesía italiana de izquierdas, propia de la esa llamada “gauche divine” que tan bien han retratado los franceses con comedias parisinas como ‘El nombre’ o ‘No molestar’. No obstante, hay que recordar que no se está ante una producción tan ácida, sino más bien liviana. Y ahí radica su peor error, en que pretende ser graciosa y tener un toque algo canalla pero sin querer ofender a nadie, quizás sólo retratar las contradicciones de un médico de izquierdas que en su juventud sí puso en práctica sus ideales.

Pero en lo que respecta a la Iglesia Católica, Falcone no se atreve a mostrar las contradicciones del sistema, como tampoco quiere crear algún tipo de crítica ácida como sí pretende hacer con su protagonista. Con lo cual, la cinta se convierte en una propuesta feel-good ideal para pasar un rato agradable, pero que no deja ningún tipo de poso.

Crítica de Si Dios quiere

Eso sí, sus actuaciones son correctas, Marco Giallini representa estupendamente el papel de hombre de clase medio-alta que le encanta llevar un estilo de vida y que, aunque diga que respeta todo, cuando le toca en casa se muestra escéptico, a su lado tiene un partenaire a su altura como Alessandro Gassman, pese a su edad, es ya todo un veterano y defiende con solvencia a un cura obrero de base, esos que sí están comprometidos con la realidad de la ciudadanía.

Pese a sus interpretaciones, Si Dios quiere’ no logra trascender más allá de la clásica comedia feel-good. No es para nada malo, al contrario, propuestas como ésta son las que mantienen con fuerza al cine europeo comercial. En ese sentido, se trata de una propuesta muy digna e ideal para disfrutar de un buen rato, con algo ligero pero no por ello de mala calidad.

Valoración de 'Si Dios quiere'
  • Dirección
  • Guión
  • Interpretaciones

Resumen

Propuesta ligera y feel-good, ideal para pasar un rato agradable con interpretaciones correctas y un mensaje que no ofende pero tampoco trasciende.

3 / 5
Cinéfilos 0 (0 votos)
Sending
Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de Si Dios quiere
No hay comentarios para la entrada “Crítica de Si Dios quiere”
    Deja tu comentario





    Grandes Estrenos

    • Tadeo Jones 2. El secreto del rey Midas (2017)
      25 Agosto 2017
    • Barry Seal: El traficante (2017)
      1 Sept. 2017
    • It (2017)
      8 Sept. 2017
    • Kingsman: El círculo de oro (2017)
      22 Sept. 2017