-


Crítica

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Después de la magnífica ‘La caza’ y la solemne ‘Lejos del mundanal ruido’, se esperaba con expectación lo nuevo del realizador danés Thomas Vinterberg. Ganadora del Oso de Plata a la mejor actriz en el 66º Festival de Berlín y galardonada con el premio al mejor montaje en la 29ª edición de los Premios de Cine Europeo, llega ‘La comuna’, una cinta con cierto aire autobiográfico.

Las vivencias de la infancia de Vinterberg

El reparto de 'La comuna'

Tras heredar la antigua casa de su padre, Erik decide dejar el apartamento en el que vive con su mujer, Anna, y su hija y trasladarse a aquella antigua mansión. La situación económica de ambos es estable, él trabaja en la Universidad de Copenhague dando clases de arquitectura y ella es periodista y presenta el telediario nocturno. Sin embargo, esa casa grande para Anna lo es demasiado, por ello le propone a Erik convertirlo en una comuna en la que haya mucha gente. Pese a las reticencias iniciales, su marido aceptará.

Vinterberg vivió hasta los 20 años en una comuna junto a sus padres y su hermana. Con lo cual, sabe muy bien de qué va el tema. De hecho, la principal virtud de ‘La comuna’ es que desprende alma y carisma. El cineasta ha plasmado sus sentimientos de infancia, por lo que transmite cierto aire de nostalgia. No obstante, el espectador se da cuenta de que no es tanto la convivencia colectiva lo que muestra, sino los conflictos de la familia.

Problemas matrimoniales más que comunales

Ulrich Thomsen y Trine Dyrholm en 'La comuna'

De ahí, queLa comuna’ no llegue a mostrar cómo es la complicada convivencia entre varias personas, tampoco sabe enseñar los aspectos positivos. Cierto, hay momentos agradables con cierto toque de comedia, como el baño en el lago todos desnudos. Pero eso es una pequeña pincelada, puesto que Vinterberg no logra profundizar en lo que significaba vivir en una comuna y se centra en los conflictos de la pareja protagonista, siendo realmente el tema central.

Y sí, en esa parte la película funciona. Ulrich Thomsen y Trine Dyrholm transmite el desgaste de un matrimonio que, realmente, ha llegado a su fin. Es más, se da a entender que la llegada de la comuna es más para intentar salvar una relación que ya carece de sentido. De ahí, que ‘La comunafuncione a medio gas, puesto que no se atreve del todo a centrarse en los problemas familiares al querer hablar de la convivencia comunal. En ese sentido, funcionaba mucho mejor la película belga ‘My Queen Karo’, en la que Dorothée Van Den Berghe mostraba, desde el punto de vista de una niña, los diferentes rostros de la vida alternativa.

Una película muy irregular

Escena de 'La comuna'

Con momentos excesivamente dramáticos, especialmente en su último acto, se trata de la película más irregular del realizador desde ‘Cuando un hombre vuelve a casa’. No obstante, pese a ser un relato bastante convencional, el alma y carisma que le pone Vinterberg hace de ella una experiencia notable.

Valoración de 'La comuna'
  • Dirección
  • Guión
  • Interpretaciones

Resumen

Los problemas conyugales de los padres de Vinterberg disfrazados de película sobre la vida comunal.

3 / 5
Cinéfilos 4 (1 voto)
Sending
Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de La comuna
No hay comentarios para la entrada “Crítica de La comuna”
    Deja tu comentario





    Grandes estrenos

    • Piratas del Caribe 5: La venganza de Salazar (2017)
      26 Mayo 2017
    • La momia (2017)
      9 Junio 2017
    • Baywatch: Los vigilantes de la playa
      16 Junio 2017
    • Señor, dame paciencia (2017)
      16 Junio 2017