-


Crítica

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0

El cine rumano es uno de los más interesantes dentro del panorama europeo. En este 2016 que ha acabado, llegaron dos filmes de calidad exquisita. El primero fue ‘Los exámenes’, la nueva obra maestra de Cristian Mungiu, ahora está ‘El tesoro’, el nuevo largometraje de Corneliu Porumboiu, su quinta película y galardonada con el premio al Mejor Reparto en la sección Una Cierta Mirada del 68º Festival de Cannes.

El tesoro, una fábula social de la Rumanía actual

Crítica de El Tesoro

Costi es treintañero y padre de familia. Trabaja de funcionario en Bucarest y su vida se basa en rutinas laborales y familiares, le encanta leer a su hijo de seis años las historias de Robin Hood antes de irse a dormir. En una de esas noches, su vecino Adrian, que está desempleado y con riesgo de desahucio, le pide que le ayude a encontrar un tesoro que, según le contó su abuelo, está enterrado en la antigua casa familiar. Costi, dudoso, finalmente acepta y alquila un detector de metales. De esta manera, ambos se embarcan en la búsqueda de tan ansiado botín.

A diferencia del estilo de Mungiu en ‘4 meses, 3 semanas, 2 días’ y ‘Más allá de las colinas’ o de Cristi Puiu en ‘Sieranevada’ o ‘La muerte del Sr. Lazarescu’; Porumboiu prefiere relatar la historia y las miserias de la Rumanía actual en forma de fábula, de manera que hace la trama más ligera para el espectador, dejando momentos realmente surrealista, a la par que sórdidos.

Una propuesta amable y ligera

Una propuesta amable y ligera

Esto provoca que la película resulte, ciertamente, asombrosa, puesto que la trama no decae en ningún momento, pero también es cierto que recorre ciertas áreas que hacen que venga a la mente posibles escenas duras propias del cine social, el encuentro con los policías, la negociación para obtener un detector de metales, la realidad laboral de Costi… Todo ello el realizador lo sortea, creando una fábula de aventuras en la que hace referencia a la propia leyenda de ‘Robin Hood’, como si de fuese el cuento que Costi le narra a su hijo pequeño.

De manera, que ‘El tesoro’ se convierte en la cinta más accesible del realizador de ‘12:08 al este de Bucarest’ y ‘El segundo juego’ y también en una de las películas más amables del cine rumano, que demuestra una admirable evolución desde la llegada de la sórdida y citada ‘4 meses, 3 semanas, 2 días’ de Mungiu, Palma de Oro en Cannes en 2007, así como una interesante diversificación en el género de cine social, puesto que ‘El tesoro’, aunque tenga una estética y un mensaje relacionado con la clase media actual rumana, su estilo es de corte ligero, con cierto tono feel-good.

Asombrosa en sus giros narrativos

Escena de 'El tesoro'

Todo esto, junto a unas contenidas y magníficas interpretaciones, hacen de ‘El tesoroun cuento social surrealista con cierta crítica al sistema económico actual. Una pequeña joya minimalista, amable y profundamente asertiva con el espectador. Sin duda, una de las películas más redondas de la filmografía de Porumboiu. Una grata y más que agradable sorpresa que demuestra el buen estado de salud del cine rumano, maravillosa.

Tráiler de El tesoro en Español

Valoración de 'El tesoro'
  • Dirección
  • Interpretaciones
  • Guion

Resumen

Amable fábula de la sociedad actual. Una historia cercana, amable y comprometida.

4 / 5
Cinéfilos 4 (1 voto)
Sending
Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de El tesoro
No hay comentarios para la entrada “Crítica de El tesoro”
Deja tu comentario