-


Crítica

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest7

Shane Black es un auténtico nostálgico, el cineasta tras la extraña ‘Kiss Kiss Bang Bang’, obra de culto del cine más contemporáneo, llega la que podría considerarse su “secuela espiritual”: Dos tipos duros’, presentada fuera de concurso en la 69ª edición del Festival de Cannes y protagonizada por Russell Crowe y Ryan Gosling.

Años 70 en Los Ángeles, Jackson Healy es un matón que se gana la vida pegando e intimidando a gente de sus clientes. En un encargo tropieza con Holland March, un detective de medio pelo que se gana la vida estafando a ancianos con casos que no llevan a ninguna parte. Sin embargo, ambos deberán unirse para resolver el misterioso asesinato de una joven estrella del porno. En esta investigación les acompañará Holly, la hija adolescente de Holland.

Crítica de Dos buenos tipos

Black fue uno de los principales artífices del esplendor de las Buddy Movies en los años 80 y 90 con los guiones de las dos primeras entregas de ‘Arma letal’ o ‘El último Boy Scout’. Ya con ‘Kiss Kiss Bang Bang’ demostró lo que podían hacer juntos unos irreverentes Val Kilmer y Robert Downey Jr., ahora lleva al extremo a Russell Crowe y Ryan Gosling, en una película paródica en la que ambos intérpretes tienen la posibilidad de reírse de sí mismo.

Un sórdido caso relacionado con el mundo del porno que empieza de una de las formas más radicales y coherentes hechas en este género. Black hace una radiografía de una sórdida y decadente época con su peculiar “Dalia negra”. Una oportunidad en la que el cineasta aprovecha para rendir tributo a este cine, como también para traer de nuevo a la vida el género noir, suburbano con las escenas más desternillantes y bestias. Crowe y Gosling hace una combinación entre patética y amenazante, junto a esos niveles de estridente humor está la parte seria, configurada en el personaje de Holly, encarnada magníficamente por Angourie Rice, una niña que puede llegar a ser más madura que los protagonistas.

Crítica de Dos buenos tipos

Dos buenos tipos’, además de ser brutal, es muy coherente con lo que muestra, desde el primer momento se deja claro que se está ante la cara más pervertida y obscena de una sociedad en la que se sobrevivía como buenamente se podía. Black deja caer esa crítica con dos personajes patéticos, además, aprovecha también lanzar ciertas pullas al sistema como son la corrupción del poder, el aburguesamiento del movimiento hippy o los problemas medioambientales.

Extrema, loca y completamente disparatada, ‘Dos buenos tipos’ es más que un peculiar homenaje a las Buddy movies, una auténtica parodia sobre el género liderado con dos actores que se entregan plenamente a sus personajes y un director que conecta plenamente con sus protagonistas, con los que el público conectará rápido. Mejor hecha que ‘Puro vicio’ de Paul Thomas Anderson, y con dos personajes propios del cine de Tarantino o el de los Hermanos Coen, se está ante un trivial divertimento con dos actores magistrales que logran llevar esta propuesta a niveles superiores. Hecho por y para entretener.

Valoración de 'Dos buenos tipos'
  • Dirección
  • Guión
  • Interpretaciones

Resumen

Extraña, brutal y maliciosamente divertidad, 'Dos buenos tipos' es un estupendo revival de las clásicas Buddy movies.

3.5 / 5
Cinéfilos 0 (0 votos)
Sending
Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de Dos buenos tipos
No hay comentarios para la entrada “Crítica de Dos buenos tipos”
    Deja tu comentario





    Grandes estrenos

    • Jackie (2016)
      17 Febrero 2017
    • El nacimiento de una nación (2016)
      17 Febrero 2017
    • La gran muralla (2017)
      17 Febrero 2017
    • Fences (2016)
      24 Febrero 2017