Publicidad

- Crítica de Vacaciones en el infierno (2012)


Crítica

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0

Ay, Mel Gibson, con lo que has sido. Después de una etapa como director sobradamente preparado y muy loco, Gibson perdió la oportunidad de rodar una odisea vikinga con Leo DiCaprio como consecuencia de su polémico matrimonio.

Castigado por la industria y con el público dándole la espalda, Gibson hace lo que puede, ya sea en películas de amigos (El Castor, de Jodie Foster) o en productos directos al mercado doméstico, como esta nueva película que por aquí veremos en las pantallas de cine.

Crítica de Vacaciones en el Infierno (2012)

Mel Gibson vuelve a lo Arma Letal con Vacaciones en el Infierno (2012)

En Vacaciones en el Infierno vuelven los tics y el cachondeo marca de la casa y que hizo grande a la estrella de Arma Letal durante más de dos décadas, pero en formato doméstico y bastante más pobre.

A pesar de las salpicaduras digitales, que siempre molestan, se agradece la macarrada que presenta en su debut Adrian Grunberg, un tipo que ha aprendido de Gibson y Tony Scott y al que el actor ayuda en el guión, en cuerpo y en espíritu.

Una peli de acción de domingo por la tarde. Que la veas en casa o en el cine ya depende de uno mismo y de la -mala- distribución de según los países.

 

Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de Vacaciones en el infierno (2012)
No hay comentarios para la entrada “Crítica de Vacaciones en el infierno (2012)”
Deja tu comentario