Publicidad

- Crítica de Juerga hasta el fin (2013)


Crítica

Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0

Seth Rogen y Evan Goldberg llevan unos años refrescando la comedia y poniendo patas arriba un género que su padrino, Judd Apatow, está intentando domesticar con propuestas cada vez más dramáticamente rancias.

La pareja de guionistas de alguna de las mejores comedias de los últimos tiempos da el salto a la dirección para rodar algo que solo podían hacer ellos mismos.

(Casi) Todos los cómicos del momento se dejan ver en los primeros minutos de This is the end, que por desgracia no podremos ver en su versión original, hasta que el mundo, literalmente, se acaba. Y entonces empieza la función de verdad, aunque todo lo que hay delante alcanza momentos de hilaridad absoluta, como Michael Cera riéndose (mucho) de sí mismo o algún que otro cameo que no voy a revelar.

Después, el interior de una casa y media docena de actores pagados de sí mismos sin un plan y sin alimentos.

Dentro de la casa de James Franco sucede el 99% de la película, pero con esos animales del humor no supone ningún problema, y el que haya seguido las carreras de todos ellos disfrutará más que nadie de sus miserias.

En Juerga hasta el fin hay momentos para el humor más cerdo y para un nuevo tipo de metahumor que se lleva la palma en el momento en que los protagonistas deciden rodar, de manera amateur, la secuela de uno de sus éxitos.

Crítica de Juerga hasta el Fin

Con todos en forma hay que destacar, una vez más, a Jonah Hill, probablemente y a la chita callando, el mejor cómico de esta generación, además de un Danny McBride sobrado como de costumbre y dado al exceso, demostrando que Kenny Powers podría parecerse más a sí mismo de lo que cabría esperar.

Juerga hasta el fin no es una película fácil para el público no habituado a convivir con esta pandilla, pero para los que se desviven por intentar ver todas y cada una de las películas de esta gente, es una especie de cima que nadie más podría alcanzar.

Una vez asimilado el doblaje, muy respetuoso en tonos y timbres, pero doblaje al fin y al cabo, la mayor pega que se puede poner a la película es no estar en esa maldita fiesta y no ser colega de esta gente.

Todo bien.

Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de Juerga hasta el fin (2013)
No hay comentarios para la entrada “Crítica de Juerga hasta el fin (2013)”
Deja tu comentario





Publicidad

Grandes estrenos

  • Rogue One. Una historia de Star Wars (2016)
    16 Diciembre 2016
  • Assassin’s Creed (2016)
    23 Diciembre 2016
  • Belleza oculta (2016)
    23 Diciembre 2016
  • ¡Canta! (2016)
    23 Diciembre 2016