Publicidad

- Crítica de El Irlandés


Crítica

Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0

En la primera secuencia de El Irlandés (The Guard, 2011), el director y guionista, John Michael McDonagh demuestra tener un pulso parecido al que demostró su hermano Martin en Escondidos en Brujas (In Bruges, 2008). Tirando de melancolía y desencanto y apoyado en una banda sonora casi western por parte de Calexico, la película recorre sus hora y media a una velocidad constante, sin prisa pero sin pausa, apoyada en unos diálogos que los dos personajes principales de la trama, interpretados por Brendan Gleeson y Don Cheadle, disfrutan y saborean dándose juego mutuamente. La comedia deja paso a la investigación policial europea y regala a un protagonista muy interesante, capaz de resultar nauseabundo y tierno a la vez. Una especia de Torrente o Teniente Corrupto pero con valores. La película tiene un aire marciano que le sienta muy bien y el estupendo elenco de intérpretes se apoya en un guión de hierro y un montaje moderno y muy interesante que en otras manos habría acabado resultando atropellado y empalagoso.

Thriller de pueblo con tintes cómicos con un reparto de primera y mucho estilo. Que nadie espere una comedia desternillante porque no lo es, pero es cierto que tiene un aire de comedia absurda con ecos de Wes Anderson y unos villanos de traca. Recomendable para oxigenar el cerebro.

Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Crítica de El Irlandés
No hay comentarios para la entrada “Crítica de El Irlandés”
Deja tu comentario