Publicidad

Tony Scott (1944-2012)

Publicado el 20.08.2012 por para Cines.com

Share on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest0

El hermano pequeño de Ridley Scott nos ha dejado y ha eclipsado el resto de la actualidad cinematográfica, al menos, hasta mañana, porque la vida y Hollywood siguen su curso.

Debutó en 1983 con El Ansia, una historia de vampiros nada convencional que abría camino hacia una carrera meteórica, donde enlazaría Top Gun, y Superdetective en Hollywood, dos éxitos que le permitieron filmar Revenge, un thriller inusual y violento, que no funcionó tan bien. La carrera de Tom Cruise despegaría como uno de sus aviones.

Días de Trueno, donde repetiría con Tom Cruise, llenó las arcas del estudio más que su siguiente película, la extraordinaria El último boy scout, un film perfecto al servicio de Bruce Willis, que lograría una de las interpretaciones más memorables de su carrera.

Después aún tendría tiempo de trabajar con Quentin Tarantino, firmante del libreto de la impecable Amor a quemarropa y que le echó un cable en la vibrante Marea Roja, la primera colaboración del director con el que sería su actor fetiche, Denzel Washington.

Fanático, con Robert De Niro y Wesley Snipes, fue una irregular apuesta de thriller oscuro olvidable, pero el director demostró que no había perdido la forma en Enemigo Público, con Will Smith, una espectacular película made in Bruckheimer, otro nombre importante en su carrera.

Spy Game y, sobre todo, El Fuego de la Venganza, fueron otros dos éxitos fabulosamente planificados desde su punto de vista, acción de autor muy superior a muchos de los thrillers contemporáneos.

El tramo final de su obra lo empezaría con Domino, una película arriesgadísima con un guión de Richard Kelly y una factura salvaje y anti-todo, que recordaba -y superaba- la anarquía de cintas como Asesinos Natos.

Para su trilogía final, siempre con Washington, Scott nos regaló Deja Vu, un rocambolesco thriller sobre la culpa y la muerte, Asalto al tren Pelham, una macarra puesta al día del clásico -y de la novela- e Imparable, un espectacular y muy setentero film, digamos, catastrofista.

Echaremos de menos el talento y la enorme potencia visual de Tony Scott. Y su gorra roja.

Descanse en paz.


Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Tony Scott (1944-2012)
No hay comentarios para la entrada “Tony Scott (1944-2012)”
Deja tu comentario