Mickey Rooney, leyenda de la gran pantalla, nos deja a los 93 años

Publicado el 07.04.2014 por para Cines.com

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on Pinterest

Mickey Rooney, leyenda de la gran pantalla, nos deja a los 93 años.

Mickey Rooney, leyenda de la gran pantalla, nos deja a los 93 años

El actor Mickey Rooney, quien se convirtió en la estrella cinematográfica más grande de los Estados Unidos cuando sólo era un niño en la década de los 30, y que evolucionó como un actor versátil cuya carrera tomó lugar a lo largo de 10 décadas, ha fallecido a la edad de 93 años.

Rooney, que desarrolló una reputación de gran fiestero, maleducado tras las cámaras en sus tiempos de gloria, y casado ocho veces, murió tras una larga enfermedad. El comandante de la policía de Los Ángeles, Andrew Smith dijó que Ronney se encontraba con su familia cuando murió el Domingo en su casa en el Norte de Hollywood. “Fue sin duda el actor con más talento de la historia. No había nada que no fuera capaz de hacer,” dijo en un comunicado la actriz Margaret O´Brien. Brien dijo que había trabajado recientemente con Rooney en una película, El Extraño Caso del Doctor Jeckyll y Mr Hyde, y que él “estaba tan grande como siempre” durante la filmación.

La actriz Rose Marie, una amiga de toda la vida, afirmó que Rooney fue uno de los más grandes talentos que el mundo del espectáculo podía tener. “Debo echarle de menos y el mundo debe echarle de menos,” dijo en un comunicado. Rooney fue un artista casi desde el día que nació en Nueva York en 1920. Sus padres, Joe Yule Sr y Nell, fueron actores del vodevil, y Joe Jr, como era conocido entonces, no tenía ni dos años cuando ya formaba parte de ello, apareciendo con un esmoquin en miniatura. Cuando se hizo mayor, Rooney añadió el baile y el humor a su repertorio antes de conseguir su primer papel en una película, un pequeño fumador en el corto mudo “Not to Be Trusted”.

mickey rooney 2

Después de que sus padres se separaran, Rooney y su madre se mudaron a California donde ella le introdujo en su carrera cinematográfica. Sólo tenía 7 años cuando fue contratado como el personaje principal en la serie de películas cortas de Mickey McGuire que trascurrieron desde 1927 a 1937. Nell incluso le cambió su nombre a Mickey McGuire, antes de volver a cambiarle el apellido a Rooney cuando comenzó a aceptar diferentes papeles.

Cuando joven, Rooney era atractivo, diminuto (1,60 metros) y rebosante de energía. Estos atributos le sirvieron bien cuando fue seleccionado para el rol de Andy Hardy, en una serie de películas que permitieron a los espectadores una oportunidad de olvidar los problemas de la Gran Depresión a finales de los 30. La primera película de Andy Hardy, El Honor de la Familia, en 1937, se convirtió en un éxito sorprendente e iniciando una serie de 16, con el personaje de Rooney descubriéndose como el foco principal y mostrándole como la mayor atracción de la taquilla de 1939 y 1940. Las películas de Hardy fueron comedias sentimentales en las que Andy a menudo enseñaba valiosas lecciones de su sabio padre, el Juez Hardy.

En 1938, Rooney y Deanna Durbin recibieron un Oscar en miniatura para juveniles. “Dile creído y descarado, pero tiene un talento exuberante que te mantiene la vista en la pantalla,” fue lo que dijo el New York Times sobre Ronney en 1940. Su trabajo con Judy Garland, que estaba camino del estrellato gracias al Mago de Oz, en Los Hijos de la Farándula, le valió a Rooney con 19 años una nominación al Oscar. Los espectadores adoraban la química que Rooney y Garland trasladaban a la gran pantalla. Siendo emparejados también en Girl Crazy en 1943. “No eramos sólo un equipo, eramos magia,” dijo Rooney en una especial sobre su vida.

Rooney demostró que también podía con roles serios, con una notable actuación en la película de 1938 “Forja de Hombres“, como un chico con problemas ayudado por un amable cura interpretado por Spencer Tracy. Consiguió una nueva nominación al Oscar por La Comedia Humana en 1943, y protagonizó junto a Elizabeth Taylor “Fuego de Juventud” en 1944.

mickey rooney 3

Fuera de las cámaras, el joven Rooney fue el Justin Beiber de su tiempo. Su fama, dinero, apuestas, lujo y volátil naturaleza fueron problemas para el estudio MGM, que no gustaba de ver a su joven estrella echar por tierra su reputación y su potencial en la taquilla. El estudio asignó a un empleado a jornada completa para mantener a Rooney fuera de problemas y evitar seguir apareciendo en los tablones de los periódicos por sus actos. MGM se decepcionó gratamente cuando Rooney, de 21 años, se casó con Ava Gardner, una aspirante a actriz de 19 años, en 1942. El matrimonio duró apenas un año.

Desde 1939 a 1941, Rooney fue clasificado en la cima de los actores más atrayentes para la taquilla. Después de su vuelta tras servir en el ejercito como espectáculo durante la segunda guerra mundial, el público había crecido viéndolo como un niño, pero ahora tendría que reconducir su carrera. “Fui un niño de 14 años durante 30,” dijo una vez.

Después de un rápido camino al estrellato, Rooney se estancó en su carrera, enfrentándose también a problemas con las drogas y el juego, una fallida compañía de producción y los profundos problemas financieros que ésto le causó. Perdió su pelo y fue cogiendo mucho peso con el paso de los años, pero siguió perseverando. “Soy un hombre que quiero ser una pequeña parte de todo,” dijo. Aceptó papeles pequeños, trabajó en películas menores e intento varios shows de televisión. Consiguió dos nominaciones más a los Oscar por Amanecer Sangriento en 1956 y El Corcel Negro en 1979. En ese mismo año participó en un musical de Broadway, lo que según él le permitió no convertirse en un “famoso acabado”:

El público americano es mi familia,” afirmó Rooney. “Me he divertido con ellos toda mi vida.” Rooney ganó un Emmy y el Globo de Oro en 1982 por la película de televisión “Bill“, interpretando a un hombre con problemas mentales intentando vivir por sí mismo. Recibió en 1983 un Oscar por su carrera en el año 1983. En 1978 consiguió su último matrimonio, con la cantante de country Jan Chamberlin. Rooney que tuvo cinco hijos y cinco hijas, afirmó en un comite del Senado de los Estados Unidos que había recibido abusos emocionales y financieros por los miembros de su familia.

Posteriormente dijo que Christopher Aber, el hijo de Chamberlin, le privó de comida y medicinas, impidiéndole salir de casa y le sumergió en problemas financieros.


Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Mickey Rooney, leyenda de la gran pantalla, nos deja a los 93 años
No hay comentarios para la entrada “Mickey Rooney, leyenda de la gran pantalla, nos deja a los 93 años”
    Deja tu comentario