Homeland Temporada 7 Capítulo 11 Recap: All In

ActualidadHomelandSeries de TV - Noticias

Publicado el en Cines.com por

Homeland pasa a la acción esta semana con un episodio trepidante que se aleja bastante del resto de la temporada, en drama, nervios y –sobre todo- espacio. Penúltimo capítulo, el recap del anterior aquí. ¡Alerta spoiler!

Saul exige hablar con Gromov

Saul y su equipo, Carrie incluida, llegan a Moscú con cierto disimulo pero sin ningún éxito de no ser cazados. Vemos al mismo Gromov viendo en directo por una pantalla como el operativo en “misión diplomática” pisa suelo ruso. El plan del grupo es sencillo: llegar, entretener a los espías rusos con una charla, y mientras eso ocurre sacar a Simone del país. Parece difícil, y lo es.

El equipo se monta en una suite de un hotel su punto base, con un tendete anti-escuchas/hackeos imagino, todo esto con la sala repleta de armas que Anson y los suyos van a llevar. Mientras, Saul se encarga junto a Mathison de sentarse cara a cara con los rusos. Allí parece que hay mucho espía y tienen dos agencias: por un lado, el GRU (el Departamento Central de Inteligencia) donde manda Mirov (Merab Ninidze), el jefe de Gromov; por otro lado, el SVR (Servicio de Inteligencia Exterior, heredero del KGB), donde manda un tal Yakushin.

Berenson exige hablar con Gromov

Allí están todos menos el propio Gromov, y Berenson no piensa seguir con la reunión hasta que él no esté también sentado en la mesa. Mirov no tiene más remedio que llamar a su agente y exigirle que se presente, cuando el hombre estaba la mar de a gusto viendo a su novia Simone nadar en la piscina en una mansión. Por supuesto, es todo parte del plan, y a la mansión se acercan en lancha los hombres de Saul.

Gromov llega a la reunión y da un discursito muy animado sobre las guerras en las que EEUU ha ido participando los últimos años, y aunque la cosa se pone tensa cuando acusa de fake news a las pruebas que Carrie le enseña de cómo fue participe de –básicamente- todo lo que ha pasado esta temporada, todo se interrumpe de repente. Y Mirov sale nervioso de la sala.

El Senador Paley la lía parda

El Senador Paley nos cayó simpático un total de 5 segundos. Él quiere hacer las cosas bien, pero saber que los rusos le han utilizado le ha sentado fatal. Ahora, con sus fuentes misteriosas, se ha enterado de que Saul está en Rusia y quiere saber más. Para ello visita en la cárcel a Dar Adal, que hace acto de presencia esta temporada únicamente para darle una valiosa pista al Senador: a cambio de una posible libertad en un futuro, Adal le cuenta que reconoce en todo aquello una misión encubierta que, seguro, lleva detrás un trabajo de información de algún experto amigo de Berenson.

Carrie Mathison

Y así es. Clint (Peter Vack), recibe la visita inesperada de Janet Bayne (Ellen Adair), la jefa de gabinete del Senador. Clint es el experto en redes del equipo bajo la sombra de Saul, y escuchar que lo que ha estado haciendo es ilegal y puede salirle caro no le gusta nada. Confiesa que Berenson está en Rusia para traer a Simone Martin de vuelta.

Ahora pongámonos en la piel de Paley: si Saul triunfa y Simone vuelve y habla lo que de verdad pasó, él queda fatal. Y aquello dejaría a Keane de Presidenta. Así que a Janet, muy maja ella, se le ocurre chivarse al embajador ruso, lo que echaría por suelo la operación de Berenson. Él no puede decidirse (podría considerarse traición, imagino), así que es ella misma la que se lo cuenta todo al embajador que, por supuesto, da la voz de alarma a Moscú.

Keane es relevada de su puesto de Presidenta

No es una buena semana para la Presidenta Keane. Vamos, como que deja de serlo. Wellington es el encargado de darle las malas noticias: el Tribunal Supremo no admite sus despidos por carta y los miembros de su gobierno, ahora más enfadados que nunca, invocan la 25ª Enmienda.

Keane ya no es Presidenta de EEUU

El Vicepresidente entra en seguida a su nuevo despacho, y su nueva casa, la Casa Blanca. Aunque Wellington, segundos antes, daba algo de esperanza a la situación. Parece que todavía quedan pasos por cumplir para quitarla del puesto, y también está la operación de Saul en marcha, aunque no sepan que aquello va regular.

Regular porque Mirov recibe el soplo de Paley, y la reunión con Berenson, por supuesto, se interrumpe. De ahí los nervios de Mirov, es todo apariencias. Pero guardan las formas maravillosamente, y nadie dice ni pío. El equipo de Berenson sufre una emboscada en la mansión y tienen que salir de allí rápidamente. Si a eso le sumamos que la autorización de Keane ya no tiene valor, y que a saber a dónde se han llevado a Simone

Carrie tiene un plan

Por suerte, Berenson tiene a Mathison al lado, a la que con ayuda de los expertos en casa se le ocurre un plan. Sandy (Catherine Curtin) es la que da razón sobre la enemistad que sufren los dos dirigentes de las agencias espías rusas: Mirov está muy contento con la operación en EEUU, pero Yakushin tiene intereses económicas y empresas en el país, y puede no venirle bien mucho tumulto por allí.

Le dan, de hecho, donde más le duele, haciendo desaparecer sus millones como si nada. Es Saul el encargado de comunicarle al General que quiere a Simone a cambio del dinero. Y Yakushin no se anda por las ramas y se planta en el cuartel general del SVR pegando gritos, ordenando a un montón de hombres encapuchados y armados que se dirigen al cuartel del GRU a por Simone.

Carrie tratando de alcanzar el lugar donde está Simone

Y aquí lo impensable: un montón de espías rusos entrando a tiros en el cuartel de otros espías rusos. Gromov se desplaza allí a proteger a Simone, igual que Mathison y su equipo, que se infiltran entre los hombres de Yakushin. Max, utilizando cámaras y planos del edificio, consigue guiar a Carrie hasta donde se encuentra Martin, eso sí, con una repisa de por medio. Y encuentra a Simone, apuntándola con un arma.

Ahí entra la capacidad de Mathison de hacer cambiar de opinión a la gente: obviamente Gromov la quiere, sí, pero si tiene que elegir ella no es la mejor opción para todo lo que tiene que perder. Además, que ya ha demostrado el espía no tener ningún reparo en finiquitar a algunos de los “suyos”, como Dante Allen. Y funciona, y Simone accede a salir de allí con ella. Eso sí, Carrie con una peluca morena y Simone con una rubia, lo que hace que Gromov vea entrar en un coche a la persona equivocada. ¿A falta de un capítulo, creéis que saldrá bien el plan?

Contenido relacionado