Publicidad

Análisis Walking Dead Temporada 4 capítulo 5 “Internamiento”

Publicado el 14.11.2013 por para Cines.com

Share on Facebook0Share on Google+5Tweet about this on Twitter0Pin on Pinterest1

Análisis Walking Dead Temporada 4 capítulo 5 "Internamiento"

Nos adentramos en los confines de un nuevo episodio de la cuarta temporada de The Walking Dead, que viene bajo el nombre de “Internamiento“. Nos meteremos dentro de las mismas tripas del capítulo y os lo contaremos todo (Spoilers), por los que aquellos que aún no hayan visto el mismo les aconsejamos que corran raudos a visionarlo y luego volváis para darnos vuestra propia valoración.

El internamiento que da nombre a este episodio será su propia base, en uno de los mejores capítulos de lo que llevamos de temporada y rivalizando con algunos de los mejores de las anteriores sesiones. Este confinamiento cada vez es menos seguro y posiblemente estemos ante las últimas horas de estos populares supervivientes entre las rejas de la prisión.

El capítulo comienza con el gran protagonista del mismo, Hershel (Scott Wilson), que con valentía y arrojo se hace cargo de los damnificados por la mortal fiebre recluidos y en cuarentena en un pabellón de la prisión. Glenn (Steven Yeun) y Sasha (Sonequa Martin) se encuentran cada vez más débiles y parece que no aguantarán mucho más con vida si las medicinas no llegan pronto, pero aun así ayudan a Hershel a tratar a uno de los pacientes al que intentan mantener con vida bajo los métodos médicos del anciano. Pese a todo, muchos de estos pacientes en estado terminal comienzan a fallecer y ante el peligro de que se conviertan en muertos vivientes y lleven de nuevo el caos a la prisión deben ser rematados. Hershel se ayudará también aquí de Glenn y Sasha para sacar de forma oculta del pabellón a los fallecidos y acabar con ellos fuera de los ojos de los enfermos que aun luchan por sus vidas.

En las afueras de este confinamiento se encuentra Maggie (Lauren Cohan) que sola hace lo que puede por mantener controlados a la ingente masa zombie que intenta derribar las rejas de seguridad de la prisión. Será este el momento de la vuelta de Rick (Andrew Lincoln) tras haber dejado en el camino a Carol (Melissa McBride) y reuniéndose con gran alegría con su hijo Carl (Chandler Riggs). Aunque de momento la mayor tensión sigue residiendo en la zona de los enfermos, donde Hershel se encontrará a Sasha desmayada en el suelo y la reanimará, pero sin darse cuenta que muchos de los afectados por el virus ya han muerto a sus espaldas y convertidos en caminantes estarán a punto de sembrar el terror y el pánico en el pabellón.

walking dead internmenTt

Con un Glenn a punto de morir y los zombies mordiendo a los que se cruzan en su camino, Hershel tendrá que dar lo mejor de si mismo pese a sus debilidades para intentar salvar su vida y la de los demás. Ante los disparos que se producen aquí, Maggie correrá en la ayuda de su padre y su novio aunque no le resultará nada fácil conseguir entrar. Cuando todo parecía perdido y Hershel se encaminaba a una muerte segura, Maggie les ayudará a aniquilar a los caminantes y a la recuperación de un debilitado Glenn.

¿Todo solucionado? Nada más lejos de la realidad. Rick y Carl se ayudan mutuamente para colocar troncos que aseguren las rejas de la prisión, pero la cantidad de zombies es tan colosal que derriban la protección entrando así en el complejo. Rick y su hijo correrán para ponerse a salvo y ayudados de unos fusiles darán buena cuenta de los muertos vivientes que bien pueden ser una centena.

Tras todo este enjambre de problemas llegará la mañana y con ella el regreso de Michonne (Danai Gurira), Daryl (Norman Reedus), Tyreese (Chad Coleman) y Bob (Lawrence Guilliard Jr) con una buena provisión de medicamentos que pueden salvar la vida a los infectados por la letal fiebre. Tras esto, Rick y Carl cogerán frutos de una de sus plantaciones, con el sheriff aun impresionado por la madurez demostrada por su hijo, todo para volver a ir bien.

Lo que no sabíamos es que el clímax del capítulo aun no había llegado. La última escena, de meros segundos de duración y tras escuchar la ténebre sintonía de “Pulse” nos presenta el retorno del villanísimo de la función, El Gobernador (David Morrissey) que con gesto serio y amenazante observa todo lo que acontece en el corazón de la prisión.

VEREDICTO

Sin duda alguna y como ya avanzábamos en un principio, el mejor capítulo de la temporada. Cargado de tensión, de momentos límites que nos hacían presagiar lo peor para Hershell, uno de los personajes más queridos de la serie, con un ritmo palpitante y una vez más acompañado todo de una producción y efectos de primer nivel. Chandler Riggs como Carl me sigue pareciendo lo peor de la serie y verle subir su nivel de protagonismo es como un mordisco zombi en la chepa, pero con el cúmulo de acontecimientos en este episodio podemos pasarlo por alto. Lo mejor de todo, sin duda, la vuelta de El Gobernador, con una última escena inquietante y amenazadora que nos promete grandes momentos antes del cada vez más cercano final de la primera parte de la cuarta temporada de The Walking Dead el próximo mes de Diciembre.

VALORACIÓN FINAL: 9,5


Publicidad


Contenido relacionado

Comentarios de Análisis Walking Dead Temporada 4 capítulo 5 “Internamiento”
No hay comentarios para la entrada “Análisis Walking Dead Temporada 4 capítulo 5 “Internamiento””
Deja tu comentario